Optica de PrecisiÓn

En el Laboratorio Óptico Foucault lo asesoraremos profesionalmente para seleccionar las lentes oftálmicas más adecuadas a sus necesidades.

El tallado de nuestros lentes se realiza con la tecnología más moderna que permite reducir aberraciones cromáticas y acromáticas.  

Se utilizan lentes, filtros y tratamientos que permiten lograr precisión visual, alta transparencia de luz útil y protección para los distintos tejidos oculares.

Cristales tallados con Curvas Asféricas

- Orgánicos (carbonatos y policarbonatos) y minerales (amplia gama de opciones de índices de refracción) – Materiales con baja dispersión cromática
- Fotocromáticos de alta velocidad de oscurecido/aclarado
- Protección UV
- Protección frente a luz de alta energía (LAE Block ®)
- Tratamientos antideslumbrantes y antirreflejos
- Ultradelgados para miopías e hipermetropías
- Filtros para computación
- Bifocales invisibles
- Multifocales de campos amplios y personalizados


Cristales y tratamientos ópticos de las principales marcas:

Essilor (Varilux S Series 4D, Fit y Design - Varilux Physio, Varilux Comfort, Interview, Crizal Prevencia, Crizal Forte UV, Stylis, Airwear) - Carl Zeiss Vision (Línea Premium Free Form: Individual 2, Superb y Plus 2 – GT2 – Sola One, Access, AR Spectrum Elite) – Transitions Signature – Photofusion – DriveWear - Eschenbach – Lighthouse – Rodenstock – Coil – Shamir

Tallado de cristales con tecnología digital punto a punto de alta definición, calibrado con biceladoras computarizadas de última generación, medición de parámetros oculares con sistema Visioffice y tecnología Eyecode.

Optica de Precisión

 En los comienzos


 Los orígenes de la tecnología óptica se remontan a la antigüedad. En Exodo (1200 A.C.) se relata cómo, mientras preparaba el tabernáculo, Besalel remoldeaba "los espejos de las mujeres" en una vasija de ceremonia. Los primeros espejos se hicieron de cobre pulido, bronce y más tarde de especulum, una aleación de cobre rica en estaño. Algunos ejemplares del antiguo Egipto han sobrevivido: un espejo en perfectas condiciones fue descubierto junto con algunas herramientas del cuartel de trabajadores cerca de la pirámide de Sesostris II (1900 A.C.) en el 6 valle del Nilo.

Los filósofos griegos Pitágoras, Demócrito, Empédocles, Platón, Aristóteles y otros, desarrollaron varias teorías sobre la naturaleza de la luz. Se conocían tanto la propagación rectilínea de la luz como la ley de reflexión enunciada por Euclides (300 A.C.) en su libro Catóptrica . Hero de Alejandría intentó explicar ambos fenómenos afirmando que la luz viaja por el camino más corto entre dos puntos. Aristófanes en su sátira Las nubes (424 A.C.) aludía al vidrio quemador (una lente positiva utilizada para encender fuegos). El doblamiento aparente de los objetos sumergidos en agua se menciona en La república de Platón . La refracción fue estudiada por Cleomedes (50 D.C.) y mas tarde por Claudio Tolomeo (130 D.C.) de Alejandría, quien determinó medidas muy precisas de los ángulos de incidencia y refracción para varios medios. Queda claro, según los escritos del historiador Plinio, (23-79 D.C.) que los romanos también poseían vidrios quemadores. Varias esferas de vidrio y cristal fueron encontradas entre las ruinas romanas y se recuperó una lente plano-convexa en Pompeya. El filósofo romano Séneca (3 A.C.- 65 D.C.) indicó que se podía usar un globo de vidrio lleno de agua como lupa. Es ciertamente posible que algunos artesanos romanos utilizaran lupas, facilitándose así el trabajo que contenía detalles muy finos.

Después de la caída del Imperio Romano Occidental (475 D.C.), que marca aproximadamente el comienzo de la edad media, no se produjo prácticamente ningún progreso científico en Europa durante largo tiempo. El dominio de la cultura greco-romana-cristiana en las tierras que abarca el Mediterráneo, pronto cedió por la conquista del régimen de Alá. El centro de estudios se trasladó al mundo árabe y la óptica se estudió y difundió gracias en gran parte a Alhazen (1000 D. C.) quien trabajó en la ley de reflexión, estudio los espejos esféricos y parabólicos y describió detalladamente el ojo humano.

A finales del siglo XII, Europa empezó a despertar de su estupor intelectual. Los trabajos de Alhazen fueron conocidos por el franciscano Roger Bacon (1215-1294), quien inició la idea de usar lentes para corregir la visión, sugiriendo asimismo la posibilidad de combinar lentes para formar un telescopio.

El origen de los anteojos

El origen del anteojo como elemento corrector es, aún hoy, confuso e indeterminado. Por tal motivo sorprende leer en la novela "El nombre de la rosa" de Umberto Eco que se trate con detalle la historia de los inicios del anteojo, y que este tema fuera además parte importante en la trama. Al tratarse de una novela histórica, el autor ha unido la ficción con la realidad para situar los hechos dentro de un contexto de tiempo, utilizando referencias bibliográficas de la época. De este modo ubica el inicio de la novela hacia finales del año 1327. Luego de algunos comentarios sobre la obra de vidriería, destaca otras utilidades del vidrio como elemento de corrección visual:

  "...el vidrio no sólo está al servicio de los oficios divinos, sino que se usa también para auxiliar las debilidades del hombre...".

Seguidamente el protagonista presenta las gafas :

"Metió las manos en el sayo y extrajo sus lentes (...) Nicola cogió la horquilla que Guillermo le ofrecía..."

Se refiere por horquilla a los anteojos angulares formados por dos aros articulados mediante un clavo, que son considerados el primer tipo de anteojo que existió. A pesar de no conservarse ningún ejemplar de ellos, están representados en el retrato del Cardenal Huc de Provença, pintura al fresco de la iglesia de San Tomás de Treviso, pintada por Tomaso de Módena en 1352 y considerada la figura más antigua con anteojos.

Según el año en que se sitúa la obra, 1327,el personaje indica que Fray Giordano le habló de la existencia de las gafas en Pisa en 1307 y ubicaba su invención después de 1287. Sobre esta cita coinciden diversos autores y pertenese a un sermón pronunciado en Florencia en 1305 por el dominico Fray Giordano de Rivalto.

Asimismo, esta prueba coincide en el tiempo con otro manuscrito existente en el convento de Santa Catalina de Pisa. Tal vez este sea el motivo de que ambas ciudades, Pisa y Florencia, pugnaran por atribuirse la invención de los anteojos. Sin embargo, actualmente todos los autores coinciden en que no fue en Pisa ni en Florencia donde se inventaron las gafas, sino en la región de Venecia, en una fecha indeterminada de la segunda mitad del siglo XIII.

Lentes oftálmicas

Las lentes oftálmicas son aquéllas que interpuestas en el campo de la visión están destinadas a corregir defectos en la formación de imágenes por un ojo considerado amétrope, modificando el tamaño, forma y posición de las mismas.

De acuerdo con su comportamiento frente a los rayos luminosos que las atraviesan se clasifican en lentes esféricas y astigmáticas.

Las lentes esféricas se caracterizan por no modificar la forma de los rayos que inciden en ellas. Las astigmáticas, en cambio, poseen la propiedad de modificar las secciones de los haces luminosos que en ellas se refractan.

A su vez, las lentes astigmáticas se subdividen en lentes cilíndricas y esferocilíndricas. Las primeras se caracterizan porque una de sus secciones principales carece de poder convergente en ambas secciones.

En general, cuando un haz luminoso atraviesa un sistema óptico formado por lentes de tipo esféricas, transforma cada punto objeto en un punto imagen conjugado, siendo esta imagen una copia geométrica del objeto difiriendo del tamaño.


Sin embargo, particularmente en lentes esféricas de poder dióptrico elevado, es frecuente encontrar que las imágenes resultantes serán geométricamente imperfectas, ya que en este tipo de lentes, el poder dióptrico será mas fuerte en la periferia que en la zona central (en lentes positivas). A estas imperfecciones o deformaciones de las imágenes se las conoce como aberraciones.

Aberraciones

Las principales aberraciones típicas en esta clase de lentes son la aberración de esfericidad, la distorsión, la curvatura de campo, coma, y el astigmatismo de los haces oblicuos:

Aberración de esfericidad: Se produce cuando los rayos más alejados del eje óptico focalizan más cerca del sistema. La imagen de un punto. El resultado es que se pierde contraste en la imagen y los contornos aparecen difusos.

Distorsión: Consiste en la falta de constancia del aumento lateral de la imagen. No existe una razón de semejanza constante entre la figura objeto y la imagen. La distorsión puede ser: en "corsé ",el aumento lateral crece al aumentar la altura de la imagen; o puede ser un "barril", el aumento lateral disminuye al aumentar la altura de la imagen.

Curvatura de campo: Es la desviación de la superficie de imagen con respecto a una superficie plana.

Coma: Consiste en la deformación de la imagen que tiende a esfumarse en un sentido, alargándose y tomando el aspecto de un cometa. Abbe demostró que estando eliminada la aberración esférica, el coma proviene del hecho de que las diferentes zonas de la superficie de la lente proyectan imágenes con diferentes aumentos.

Astigmatismo: Los rayos contenidos en el plano tangencial focalizan en distinto punto que los contenidos en el plano sagital.

Con el fin de eliminar o minimizar las aberraciones, se diseñaron las lentes de tipo "asféricas", que cuentan con más de un radio de curvatura, consiguiendo así una variación selectiva de la potencia de la lente desde el centro a la periferia.

Debido a sus especiales características de fabricación, estas lentes ofrecen importantes ventajas:

- aumento en la definición de la imagen;

- eliminación de la distorsión;

- reducción del espesor en aprox. un 20%;

- aumento del campo visual de un 40%;

- mejor estética.

También es importante realizar un buen montaje de la lente, para aprovechar sus ventajas al máximo; el centro óptico de la misma debe quedar 3 ó 4 mm. por debajo de la pupila del paciente. En ciertos casos, el usuario necesitará un breve período de adaptación debido al aumento de campo visual que proporciona. Una vez adaptado, este incremento de campo le permitirá orientarse mejor y notará además que recibe mucha más claridad que con una lente esférica convencional de alto poder .

Otra característica a destacar, es que se observa que con la utilización de estas lentes asféricas el paciente aumenta notablemente su movilidad ocular, ya que consigue ver con nitidez aunque no mire por la parte central de las mismas.

Así los pacientes consideran aprovechar mejor todos sus ángulos de visión, lo cual es posible comprobar valorando la agudeza visual en distintas posiciones de mirada. En cuanto a los reflejos, notamos que se acrecientan, lo cual se solucionará incorporando a las lentes el proceso antirreflejo.

Tratamientos antirreflejos

Las imágenes fantasmas son comunes a quienes utilizan anteojos en forma permanente. Estas imágenes exactas y opacas se producen por reflejos que provienen del interior de la superficie de las lentes. Aparecen a un lado del objeto que se está reflejando (por ejemplo, las luces de los automóviles).


Para el miope, la imagen fantasma es nítida y la ve al lado de la real hacia el centro óptico de la lente. Para los hipermétropes, en cambio, la imagen fantasma será más grande, menos notoria y se produce lejos del centro óptico. Estas imágenes fantasmas se evidencian más por la noche al conducir.

También pueden causar trastornos los reflejos de la superficie posterior del cristal. Estos son más notorios con las lentes asféricas debido a sus curvas internas más aplanadas.

La eliminación de estos reflejos se consigue incorporando a los cristales el baño antirreflejo. Estos revestimientos son el resultado de un desarrollo tecnológico avanzado que se ha perfeccionado muchísimo en años recientes. A diferencia de lo que se realizaba en una primera época que con mucha dificultad se aplicaba un film de una capa, los actuales tratamientos suponen una deposición mínima de cinco estratos antirreflejo por cada superficie tratada. Adicionalmente se aplica una capa exterior de un material siliconado flexible y resistente. Esto, además de proteger a la superficie, la torna hidrofóbica, con lo cual ésta repele al agua e impide la adherencia de aceites.

La suma de estas capas, cuyo espesor es microscópico (en el orden de media longitud de onda), no sólo cancela los molestos reflejo, sino que además torna a las lentes antiestáticas.

Es importante recordar que el índice de refracción de un cristal es un valor propio de cada tipo de lente que varía con cada longitud de onda. En el caso de las lentes de alto índice, las cuales generalmente se utilizan en altas dioptrías para lograr menor espesor y peso, encontraremos que transmiten menos luz que las convencionales de vidrio o material orgánico. Por ejemplo, el policarbonato tiene un índice de refracción de 1,59 y, sin tratar, tiene una transmisión de luz de un 90,3%. Al ser revestido con antirreflex, la transmisión de luz aumenta a un 99,5%; por esta razón es recomendable la incorporación de estos tratamientos en lentes de alto índice en general, más allá del material que sea la lente, calculándose un incremento de transmisibilidad de hasta un 12% aprox.

Los reflejos pueden provenir tanto de la superficie anterior de la lente como de la posterior, siendo los primeros los más molestos. La neutralización del reflejo se produce por un principio de interferencia. Las ondas luminosas chocan en la superficie base de la lente y también en la superficie tratada, teniendo su punto de rebote justo a media longitud de onda de diferencia, lo cual suprime prácticamente toda la emisión de rebote(fenómeno de interferencia destructiva). La segunda ventaja inmediata de este tratamiento es que brinda una apariencia natural al usuario, ya que sus ojos son vistos a través de la lente como si ésta no estuviera. En el único caso en que no aconsejaremos la incorporación del baño, es en el uso de cristales fotocromáticos, ya que en la práctica, los mismos no oscurecerán lo suficiente como para significar un filtro eficaz, además de volverse más lentos en el momento de aclarar.

En conclusión, la eliminación de reflejos molestos y el incremento de la luz visible útil proveerán al paciente de una visión más clara y podrá observar los objetos con mayor brillo y nitidez.

Cristales progresivos

Dentro de la gama de cristales progresivos se destacan, por su gran utilidad y practicidad, los progresivos intermedia cerca y los cristales multifocales para visión de lejos, intermedia y cerca.

Los cristales que ofrecen visión para distancias intermedia y cerca fueron diseñados para ex emétropes que comienzan su presbicia. Estas lentes son ideales para utilizar en situaciones que involucren visión más allá de los 40cm, como en el caso de quien trabaja con computadoras, partituras, para ver un producto en las góndolas de un supermercado y para ciertos trabajos manuales o actividades como la jardinería.

De este modo, el usuario cubre sus necesidades de visión de cerca e intermedia utilizando un solo anteojo. Estos cristales pueden presentarse en material orgánico o mineral y permiten ser coloreados y tratados con proceso antirreflex. En el caso de los orgánicos, cuentan con tratamiento endurecido que los hace más resistentes a las rayas, además de ofrecer protección UV hasta 370nm.


Otro valioso aporte de los cristales progresivos los constituyen los multifocales. Este tipo de lentes permite al usuario gozar de visión nítida y confortable a todas las distancias, en un solo anteojo y necesitando apenas una corta adaptación que puede oscilar entre cinco a quince días aproximadamente.

Al igual que en el caso anterior, estos cristales se fabrican en material mineral, orgánico y policarbonato, siendo sin duda estos últimos los más aconsejables por su menor peso, además de ser más seguros para los ojos por su mayor resistencia a los impactos.

En cuanto a la elección del armazón a usar, para poder garantizar campos de visión óptima en las tres distancias principales, es aconsejable tener en cuenta ciertos parámetros:

- una altura mínima de calibre de 40 mm aprox.;

- una altura de pupila cercana a los 22 mm.

Una vez seleccionada la montura a usar, es necesario efectuar un reajuste colocándola en su posición de uso habitual y definitivo. La inclinación del frente será de 7 a 14 grados aprox.; en función de la altura del calibre. La distancia entre el lente al ojo será del orden de 14mm.

A continuación se toman las distancias nasopupilares en visión de lejos y de cerca, así como también se deberá marcar la altura de la pupila con respecto a cada ojo. Una vez que se recibe el trabajo del laboratorio es necesario controlar la potencias de la visión de lejos requerida, al igual que la adición. Y antes de entregar el anteojo al paciente, se debe también verificar que el montaje corresponda a las medidas tomadas al mismo. De este modo podremos garantizarle al usuario de multifocal que luego de unos días de adaptación podrá disfrutar de las ventajas y comodidad que le brindará su nuevo anteojo.

Es importante conocer de nuestros pacientes, la actividad a realizar con su anteojo, ya que para ciertas prácticas tales como la odontología, encontraremos que un multifocal no será la opción más adecuada. Esto se debe a que un odontólogo adopta frente a su paciente una postura de trabajo poco convencional y que involucra visión de cerca. En estos casos, el profesional encontrará que su potencia para corta distancia le queda ubicada en una zona mucho más inferior a lo que él necesitaría, siendo por lo tanto muy poco útil el uso de un multifocal. Un caso similar lo encontramos con un piloto de aviones, quien necesitará su corrección de cerca en la parte superior de su cristal para así poder visualizar los instrumentos ubicados por encima de su línea de visión de lejos.

Para completar las numerosas opciones que ofrecen estos cristales, vale destacar que también admiten ser coloreados y tratados con proceso antirreflex, además de fabricarse fotocromáticos, ideales para conducir.

 Optica de Precisión

 Potección solar adecuada


Efectos Oculares de la Radiación Solar

En muchas ocasiones, el sistema visual está sometido a exposiciones solares excesivas. Si bien la mayor parte de la radiación nociva proveniente del sol es absorbida por la atmósfera, a la superficie terrestre llega suficiente radiación ultravioleta (longitudes de onda entre 180 y 380nm del espectro solar) como para causar quemaduras y cáncer de piel.

Las radiaciones que recibimos diariamente provienen directamente del sol, y son clasificadas según su longitud de onda. Cuanto mayor es la longitud de onda, menos energética es la radiación. Del espectro solar, son tres los tipos de radiaciones que producen los efectos más importantes a nivel ocular: la radiación ultravioleta, el espectro visible y la radiación infrarroja.

- La radiación ultravioleta (UV): el efecto fotoquímico que desencadena; produce daños oculares tras un período latente. Los síntomas no son generalmente inmediatos, sino consecuencia del efecto acumulativo de la radiación tras un tiempo de exposición. A su vez, se subdivide en tres:

UVC (180-280nm): es la radiación más peligrosa por ser la más energética. Es casi totalmente absorbida por la atmósfera, ya que ésta absorbe las longitudes de onda inferiores a 280nm, pero puede ser emitida por otras fuentes artificiales como lámparas germicidas, o soldadoras eléctricas.

UVB (280-315nm): llega a la superficie terrestre entre un 10% y un 30% de esta radiación. Puede ocasionar lesiones en el ojo, aunque en condiciones normales es absorbida totalmente por córnea y cristalino sin alcanzar la retina.

UVA (315-380nm): son longitudes de onda muy próximas al espectro visible. Menos del 1% alcanza la retina, ya que es absorbida por córnea y cristalino.

- El espectro visible: abarca todas aquellas longitudes de onda capaces de estimular los fotorreceptores retinianos, dando lugar a la sensación visual. Se considera que las longitudes de onda que constituyen el espectro visible están comprendidas entre 380 y 780 NM.

- La radiación infrarroja (IR): también se subdivide en tres tipos, las IRA, IRB e IRC. Una gran proporción de IRA alcanza la superficie terrestre, mientras que las IRB e IRC son absorbidas casi en su totalidad por la atmósfera. Las lesiones térmicas causadas por la radiación IR son instantáneas, manifestándose sus síntomas inmediatamente después de la exposición. Por encima de las longitudes de onda de la radiación IR se hallan las microondas y las ondas radar. Estas pueden provocar complicaciones oculares como cataratas, siempre que las dosis sean muy elevadas.

Factores de riesgo para la aparición de complicaciones oculares

La intensidad de la radiación es un parámetro que depende de la geografía , de la latitud y de las características del medio. En aquellas zonas donde los niveles de ozono disminuyen, serán mayores los casos de complicaciones oculares por la radiación UV. En cuanto a la altitud, hay que mencionar que la proporción de UV a la que estamos sometidos aumenta un 10% por cada mil metros de altura que ascendemos. Por otra parte, existen superficies que presentan una gran reflexión, tales como la nieve que refleja un 80% de los rayos solares, el agua un 20% y la arena de la playa un 1.50%. También se debe considerar el horario de exposición, ya que el 70% de la luz UV llega a la superficie terrestre entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde.

En general, la protección UV es necesaria siempre que se esté expuesto a este tipo de radiación, pero resulta especialmente importante en los siguientes casos, ya que se trata de situaciones de riesgo:

1.-Afáquicos, para prevenir la retinitis solar, ya que falta el filtro UV fisiológico que supone el cristalino.

2.-Pacientes con cataratas, para disminuir la dispersión de la luz.

3.-Individuos que están bajo medicación fotosensibilizante, para evitar reacciones fototóxicas.

4.-Trabajadores expuestos diariamente a UV: soldadores, electrónica, artes gráficas e investigadores.

5.-Pacientes con pinguécula, pterigium y degeneración macular, para no potenciar su afección.

6.-Actividades de ocio con exposición abundante al UV: alta montaña, esquí, tomar sol.

7.-Niños que pasan mucho tiempo al aire libre, para evitar alteraciones en los medios oculares.

8.-Gente que usa solariums.

9.-Gente que por su actividad pasa mucho tiempo bajo el sol.

10.-En general, para mantener la salud ocular y minimizar los problemas corneales, las cataratas corticales y las retinopatías solares inducidas por el UV.

Complicaciones oculares debidas a la exposición solar

La luz solar que llega al ojo atraviesa la córnea, el cristalino y el vítreo para llegar finalmente a la retina. De este modo, todas estas estructuras , junto con la conjuntiva, están expuestas a sufrir posibles alteraciones inducidas por el espectro solar. Debemos tener en cuenta que sólo aquellas radiaciones que sean absorbidas por los tejidos tendrán la capacidad de alterarlos. Por lo tanto, las longitudes de onda que no sean absorbidas por ninguna de las estructuras oculares no podrán causar ninguna transformación sobre las mismas.

La Córnea:

A nivel corneal se puede destacar la “oftalmopatía de las nieves”, siendo una quemadura a nivel del epitelio causada por exposición excesiva a la radiación UV, altamente reflejada por la nieve. Aparece horas después de la exposición y provoca dolor intenso, lagrimeo, blefaroespasmo, gran fotofobia, enrojecimiento ocular y edema. Si no se cuida la lesión debidamente, puede infectarse o producir úlceras. A nivel general, una exposición aguda a luz solar puede ocasionar una fotoqueratitis en sólo 30 segundos. Si bien la radiación UV afecta al epitelio corneal provocando incluso su degeneración y muerte celular, también puede alterar el estroma y el endotelio. Estos problemas a nivel endotelial pueden ser la causa del edema corneal apreciado tras exposiciones al ultravioleta, ya que en tales condiciones la bomba endotelial, responsable de mantener la hidratación óptima de la córnea, falla, provocando aumento en la permeabilidad del endotelio e incremento en el paso de sustancias al interior de la misma, alterando el metabolismo corneal.

La Conjuntiva:

La relación entre la radiación UV y la formación de pinguécula no está bien determinada, en cambio se han establecido estrechas relaciones entre el pterigium y la magnitud de la exposición.

El Cristalino:

Mientras que la córnea absorbe las longitudes de onda más cortas, el cristalino absorbe casi toda la radiación comprendida entre 295 y 400 nm. Este proceso es lo que permite al cristalino actuar como un filtro eficaz, reduciendo la cantidad de UV y visible que llega a la retina. Se ha corroborado la correlación entre cataratas y UV, apareciendo una mayor incidencia en zonas cálidas, donde la exposición solar es más intensa.

La Retina:

A nivel retiniano, la luz solar puede provocar dos tipos de lesiones, fotoquímicas y térmicas. Dentro de las lesiones fotoquímicas se incluye la degeneración macular asociada a la edad, y en las lesiones térmicas destaca la retinopatía solar, que puede producirse tras observaciones directas del sol o del cielo y supone una quemadura retiniana con edema, que evoluciona hacia la mejoría.

Fármacos Fotosensibilizadores:

Se ha demostrado que existen ciertos fármacos que pueden absorber la radiación UV, potenciando la acción de ésta. Entre ellos se destacan: teracilinas, sulfmidas, fenotiacinas, antipsoriásicos, anticonceptivos orales, antihistamínicos, antialérgicos y antipalúdicos. En caso de estar bajo este tipo de medicación, se debe tener precaución y usar la protección solar con filtros ópticos adecuados.

Protección Solar con Lentes Oftálmicas

Se define como filtro de protección solar a todo lente, ya sea mineral, orgánico o policarbonato, que impida la llegada de radiaciones nocivas provenientes directa o indirectamente del sol al ojo y que disminuya la transmisión en la región del espectro visible sin modificar de modo negativo los colores y los contrastes. Según sus características, los filtros de protección solar se clasifican en:

1.- Filtros coloreados o tintados, los cuales no deben permitir la llegada de radiación UV al ojo, además de reducir la intensidad luminosa. El filtro marrón mejora los contrastes, resultando más útil para deportes de invierno, el tenis o entornos con iluminación artificial, además de ser recomendables para miopes.

2.- Los filtros fotocromáticos, son lentes que cambian de forma temporal de color en función de la intensidad de la radiación que reciben.

3.- Los filtros espejados deben ofrecer una protección máxima frente al UV y se obtienen tras la deposición al vacío de una capa metálica sobre la superficie externa del lente. Dándoles algún tinte a estos cristales se obtienen filtros solares útiles para el esquí o la montaña.

4.- Los filtros polarizados eliminan los reflejos de ciertos ángulos de superficies como el agua, la nieve y la arena, minimizando los deslumbramientos y siendo recomendables para la pesca, la aviación y los deportes acuáticos. Es importante tener en cuenta que los planos de polarización de estos filtros no se deben desviar más de 5º con respecto a la horizontal, por lo tanto, hay que poner especial atención a la hora de montarlos en el armazón.

Casos Especiales

Catarata:

Se reduce la cantidad de rayos luminosos que llegan a la retina, debido a la pérdida de transparencia del cristalino. Esto provoca mayor dispersión de la luz y dificultad para apreciar los contrastes. Se obtiene mejoría en la agudeza visual con filtros que absorben las longitudes de onda por debajo de 550 nm y con filtros amarillos, logrando también mayor confort visual con filtros Corning CPF 511 y CPF 527.

Afaquia:

Ante la ausencia de cristalino, queda suprimido el efecto de filtro que éste posee, pudiendo alcanzar un mayor número de radiaciones nocivas la retina, principalmente la UV, y existiendo un mayor riesgo de sufrir degeneración macular. Por ello, es conveniente que los afáquicos usen una protección solar mayor, que absorba sobre todo las longitudes de onda del UV.

Patologías de la Retina:

Con filtros que absorben la luz azul del espectro se aprecia disminución de los síntomas característicos de muchas retinopatías. Se obtiene mejoría de la sensibilidad al contraste con filtro amarillo y con filtro naranja, en pacientes con degeneración macular relacionada a la edad con escotoma central absoluto, y problemas de retina en general.

Deficiencias del Color:

Para este tipo de deficiencias son desaconsejables las lentes con coloración intensa. En los casos de protanopia se obtienen beneficios con el uso de un filtro marrón, que posee la mayor transmitancia para las longitudes de onda para las cuales el sujeto posee mayor sensibilidad.

Protección Solar en Elementos Compensadores

Con cristales oftálmicos: el vidrio crown transmite longitudes de onda a partir de 290 NM, las lentes orgánicas CR-39 cortan la luz UV por debajo de 350nm. El policarbonato absorbe todas las radiaciones por debajo de 380nm, ofreciendo mayor protección. Los tratamientos antirreflejantes en cualquiera de estos cristales, eliminan reflejos de rayos UV que inciden oblicuamente.

Con lentes de contacto: se incorpora a su composición bloqueadores de UV, absorbiendo así el 95% de los UVB y el 70% de los UVA.

Las lentes de contacto gas permeables, al tener un diámetro menor, ofrecen una protección inferior que las lentes hidrogel, ya que parte de la córnea queda expuesta a la radiación.

Aplicaciones Para Distintos Tipos de Filtros Coloreados

Clasificación de los Filtros Coloreados de acuerdo a su Absorción

 Optica de Precisión

 Especialista en Lentes Multifocales





Un lente multifocal es un cristal oftálmico, que cuenta con tres zonas ópticas: una para visión de lejos, una para visión intermedia y una para visión de cerca. Cada zona posee graduaciones diferentes, y la variación de las mismas es gradual o progresiva, por lo cual se los conoce también como “lentes progresivos”.

A diferencia de los tradicionales lentes bifocales, un multifocal no posee un segmento de visión cerca visible, conocido como “lentilla”, evitando así que se produzcan los molestos saltos de imagen y siendo además una opción más estética.

Los nuevos multifocales de alta tecnología son una línea de lentes progresivos que ofrecen un mayor campo de visión en cada una de las áreas visuales, con respecto a los multifocales tradicionales. Representan la mejor alternativa para lograr la adecuada adaptación y poder así reemplazar dos o tres pares de anteojos monofocales.

Estos multifocales de última generación son tallados con precisión milimétrica sobre materiales de alta resolución óptica, evitando la presencia de aberraciones cromáticas y de esferi- cidad que distorsionan la visión. De este modo, la visión alcanzada por el usuario es nítida y precisa en todo momento y para todas las distancias.

ADAPTACIÓN GARANTIZADA


Excelencia y Personalización en lentes Multifocales.

Laboratorio Foucault ha sido reconocido por la empresa francesa Essilor como Optica Varilux Especialista Oro.

Es la primera óptica en la Ciudad de Buenos Aires, con esta distinción, que ha incorporado la tecnología Visioffice, única para la adaptación de las lentes multifocales Varilux Ipseo.

Las lentes Varilux Ipseo representan la última innovación dentro de la gama de lentes multifocales Varilux. Lleva el concepto de alta performance y personalización a un nuevo nivel.

Varilux Ipseo New Edition es la lente ideal para personas que buscan alta tecnología, sofisticación y verdadera personalización.

 Optica de Precisión

 Adaptaciones de tecnologías ópticas en niños



La salud visual de los niños implica una problemática compleja. Está vinculada a aspectos estrictamente médicos y, al mismo tiempo, a intrincados aspectos psicológicos y del ambiente socio-cultural. Contemplar la integridad del problema tendrá repercusiones satisfactorias en la salud del niño en el corto, mediano y largo plazo.

La elección y aplicación de tecnologías para el tratamiento de una afección visual particular, como así también, para la prevención de patologías debe consistir en un proceso de búsqueda de alternativas en las cuales se involucre dinámicamente al niño, a sus padres (y en la medida de lo posible al entorno cercano al niño), al médico oftalmólogo y al técnico óptico.

La problemática

La salud visual en los niños representa un tema de vital importancia por distintos motivos. Es en los primeros años de vida cuando se comienzan a detectar algunas enfermedades/defectos visuales que podrán acompañar al niño por el resto de su vida.

Al mismo tiempo, la prevención en el niño representa la posibilidad de alcanzar en el largo plazo una buena salud visual. De hecho, alrededor del 80% de la exposición a la radiación UV de toda la vida de una persona tiene lugar antes de los 18 años. En este punto es importante destacar que los padres suelen tomar precauciones para proteger del sol la piel de sus hijos, pero raras veces son concientes de la necesidad de proteger sus ojos de los rayos UV.

También es cierto que en la psiquis del niño, los ojos ocupan un lugar muy especial. Sigmund Freud, en su artículo Lo Ominoso (1919) afirma “La experiencia psicoanalítica nos dice que dañarse los ojos o perderlos es una angustia que espeluzna a los niños”. Una afección ocular puede implicar para el niño una fantasía de no ser ante los ojos de sus padres “el niño perfecto” que ellos esperan (lo que Freud llama complejo de castración).

La importancia que imprimen los niños a los ojos se refleja también en los primeros años de escolaridad, cuando los compañeros de un niño con anteojos pueden discriminarlo mediante la burla o la elección de apodos poco deseables.
Por otro lado, a cierta edad –por cierto cada vez más temprana-, los niños comienzan a ser concientes de la “imagen” social y las modas. Así, influenciados por la imagen de ciertos personajes de  TV o del cine, hoy existen niños que desean utilizar anteojos aunque no los necesiten.

Alternativas de tratamiento y prevención

Ya que los niños presentan características fisonómicas diferentes a las de los adultos, la elección de monturas, cristales y otras ayudas ópticas deberá realizarse utilizando el instrumental, las técnicas y los productos adecuados a su tamaño y morfología. Existen cuestiones cruciales como la correcta distancia naso-pupilar para cada uno de los ojos para lograr un correcto centrado óptico a la hora de adaptar un anteojo. También se debe ajustar el largo de patillas, plaquetas y puente para evitar que el niño mire a través de áreas del cristal con aberraciones cromáticas. De esta manera se logrará un mejor resultado de la ayuda visual y se evitará producir efectos indesea-bles. 

Considerando que los niños pasan gran parte del tiempo jugando y se encuentran en una etapa de reconocimiento de su propio cuerpo, se debe contemplar el riesgo de caídas y golpes. Por este motivo se han diseñado especialmente armazones livianos y resistentes, con patillas cable o plástico flexible que previenen la caída del anteojo. Con el mismo objetivo resulta conveniente el uso de cristales de última generación de policarbonato, ultra-livianos e irrompibles.

Es importante que el problema visual no restrinja (o sólo restrinja mínimamente) las posibilidades del niño de realizar las actividades que desarrollan sus amigos o compañeros que no necesitan ayudas visuales. Así, actualmente existe la posibilidad de adaptar antipa-rras para natación con corrección y anteojos-bincha especialmente diseñados para hacer deportes.

En cuanto al cuidado visual, existen cristales polarizados y/o fotosensibles que bloquean la radiación UV y reducen el deslumbramiento, protegiendo los daños causados por la radiación solar en la córnea, el cristalino y la retina. Estas protecciones son fundamentales para los niños que hoy presentan problemas visuales, pero no deberían limitarse a ellos si se desea lograr que niños con una buena salud visual la puedan mantener en el futuro.
 
Por otro lado, al contemplar las problemáticas psicológicas, sociales y culturales se deben tener en cuenta algunos otros factores como la necesidad de satisfacer deseos del niño y de sus padres vinculados a la estética. Así, entra en juego la disponibilidad de diseños de ayudas ópticas acordes con la moda que no dejen de lado los aspectos de calidad óptica.

Fundamentalmente por los motivos anteriores, el niño y sus padres deben involucrarse directamente en la elección de las ayudas ópticas. Sin embargo, para no limitarlos a la elección por aspectos exclusivamente estéticos, los profesionales de la salud se deben encargar de facilitar información y saldar dudas e inquietudes.

Por último se debe destacar especialmente la necesidad de realizar un seguimiento de la adaptación de la ayuda visual del niño, tanto por parte del médico oftalmólogo, como del técnico-óptico, con la necesaria colaboración de los padres, contemplando siempre las distintas variables aquí mencionadas. Es decir, cuando se evalúe la evolución del niño en relación a su ayuda óptica se deberá contemplar la calidad visual que el niño está logrando en sus distintas actividades diarias, otros factores de importancia como la salud epidérmica en los puntos de apoyo si se trata de un anteojo y, al mismo tiempo, mediante una metodología apropiada, se deberá evaluar su evolución psico-social, pudiendo recurrir a la ayuda de un profesional especializado. Esto puede tomar especial relevancia en casos de patologías visuales complejas como son los casos de baja visión.


Conclusiones
El desarrollo tecnológico pone a nuestra disposición un sinnúmero de interesantes alternativas a la hora de elegir la mejor ayuda para mejorar la visión de un niño. La diversidad de posibilidades hace necesario el trabajo de profesionales de la salud especialmente formados y entrenados para la adaptación del producto más apropiado.

La complejidad que implica el tema por la importancia que posee este momento en la vida del niño hace necesario involucrar en el proceso de elección y adaptación al futuro usuario, sus padres y, en algunos casos, a otros miembros del entorno más cercano.

La paciencia y el trabajo coordinado en forma dinámica por parte del médico oftalmólogo y el óptico especializado serán las claves para que el paciente sienta seguridad y confianza, logrando así los mejores resultados.

Biografía

»Freud, S.. 1919. “Lo Ominoso”. Obras Completas. Editorial Amorrotu. Tomo XVII.
»Karen Rothman, MD; Marie France Demierre, MD, FRCPC. El ABC de la protección solar para los niños. www.intramed.net
»Su Visión Saludable: Información para padres. Transitions Optical, Inc.. http://es-us.transitions.com/healthysight/parents
»Miraflex. Catálogos. Colombia. 2007.

 Optica de Precisión

 Soluciones a los problemas de adaptación

Síntomas habituales de los problemas de adaptación a los anteojos monofocales:

Al adaptar un anteojo, es importante tener en cuenta que la elección errónea de una montura puede provocar alguno de los siguientes síntomas.

- Dolor de cabeza
- Cansancio ocular
- Molestias
- Incomodidad con los anteojos
- Mala agudeza visual
- Cambios de apreciación espacial

Soluciones a los problemas de adaptación:

Los factores mas importantes a tener en cuenta en la adaptación de las lentes monofocales son principalmente el centrado, y la distancia al vértice. Estos factores cambian al modificar los parámetros de las lentes o la forma de la montura.

Papel del óptico:

El óptico debe aconsejar al paciente en el momento de la elección de la montura, para que luego no existan problemas en la adaptación del anteojo.

Problemas de adaptación y soluciones:

PROBLEMAS DE ADAPTACION DEBIDO AL CENTRADO DE LA LENTE:

Un correcto centrado de la lente es imprescindible para una buena visión.

Requiere las siguientes condiciones:

- El centro óptico del cristal debe coincidir con el centro pupilar para no inducir un efecto prismático.

- El eje óptico de la lente debe pasar por el centro de rotación ocular.

- Si los anteojos se usan para una única distancia focal se deben centrar de forma específica para dicha distancia.

Inducción de desequilibrios prismáticos en visión próxima con anteojos de lejos

Cuando un anteojo es para visión de lejos suele utilizarse en forma permanente, de este modo cuando el usuario mira de cerca sin tomar algunas precauciones, estos anteojos pueden inducir a un desequilibrio prismático vertical y horizontal.

El desequilibrio prismático horizontal, normalmente es bien tolerado debido a la gran amplitud de las reservas fusionales horizontales de la mayoría de los sujetos.

El desequilibrio prismático vertical, solo aparece cuando existe una anisometropía. Estos desequilibrios pueden ocasionar problemas astenópicos (fatiga ocular), aunque puede producirse el llamado fenómeno de adaptación al prisma.

Soluciones:

Inclinar la cabeza ligeramente hacia adelante en visión próxima para evitar cualquier desequilibrio prismático vertical.

Recomendar lentes de contacto para evitar cualquier efecto prismático ya que la lente acompaña el movimiento del ojo manteniéndose centrada.

Inducción de desequilibrios prismáticos en anteojos para visión próxima

La distancia naso-pupilar disminuye a medida que la distancia de trabajo es más próxima. Si el usuario cambia la posición de los anteojos de cerca o la distancia de trabajo, se pueden inducir efectos prismáticos no deseados y por tanto un cansancio durante un tiempo de trabajo prolongado.

Soluciones:

Medida adecuada de la distancia naso-pupilar a una distancia de trabajo fija.

Control de la distancia de trabajo y de vértice por parte del usuario.

Inducción de una potencia incorrecta

La forma de la montura debe orientar correctamente el eje óptico para que coincida con el eje visual, de lo contrario se puede inducir a un nuevo astigmatismo oblicuo y una nueva potencia esférica no deseada.

En estos casos notamos que empeora la agudeza visual del usuario en condiciones normales de trabajo, produciéndole molestia e incomodidad.

Soluciones:

- La montura debe estar ligeramente curvada si los centros pupilares están ligeramente nasales con respecto al centro geométrico.

- La montura debe estar plana si los centros pupilares coinciden con los centros geométricos del cristal.

- El ángulo pantoscópico debe ser aproximadamente de 10º, tiene una finalidad estética que pretende facilitar la adaptación a las lentes, ya que cuando el usuario mira a lo lejos, el eje visual está aproximadamente 10º inclinado con respecto al horizontal.


PROBLEMAS DE ADAPTACION POR NO TENER EN CUENTA LA DISTANCIA AL VERTICE:
Habitualmente, la refracción se lleva a cabo con anteojos de prueba, foróptero, etc, para luego colocar las lentes con la prescripción final en una montura. Es importante saber que cada instrumento de refracción tendrá diferente distancia al vértice. La variación de esta distancia al vértice influye en la refracción.

El usuario cambia la posición de sus gafas para estar mas cómodo

Es muy habitual que los usuarios de anteojos cambien la posición de su montura de forma espontánea para compensar un aumento de su ametropía o una refracción incorrecta. Si el ojo sufre una variación de su ametropía, cambia la posición del punto remoto, por lo tanto ha de variar la posición de la lente para hacer coincidir dicho punto remoto con la focal de la lente y así compensar el error refractivo.

Un hipermétrope hipocorregido necesita alejar la lente, por el contrario si estuviera hipercorregido acercaría los anteojos.

Un miope hipocorregido necesita acercar la lente, esta es la razón de que muchos miopes tengan la costumbre de acercar las gafas al ojo.

El usuario se queja de mala visión:

Para un mismo paciente, puede existir una diferencia entre la distancia al vértice de la montura y la del anteojo de prueba utilizado durante la refracción, lo que significa que la potencia de la lente compensatoria en ambas situaciones debe ser diferente.

Síntomas:

La agudeza visual empeora con las gafas prescriptas con respecto al momento de la refracción.

Solución:

Reflejar la distancia al vértice en la prescripción escrita, para mantenerla o compensarla.

Mantener la distancia al vértice en la montura seleccionada o después de cualquier ajuste de la misma. Debido al uso o reiteradas adaptaciones de la montura, también se puede modificar la distancia al vértice, por lo que hay que cuidar especialmente el ajuste de las mismas.

Realizar la compensación necesaria en la potencia si la distancia al vértice cambia.

PROBLEMAS DE ADAPTACION AL CAMPO VISUAL:

Existen dos campos visuales, el campo visual macular y el campo visual periférico. El campo visual macular también llamado de fijación, es la extensión angular limitada por el movimiento del ojo en todas las direcciones de mirada, manteniendo la cabeza inmóvil, y fijando en fóvea.

El campo angular, por lo tanto, estará subtendido desde el centro de rotación del ojo.
El campo visual periférico o estático es la máxima extensión angular visible con el ojo inmóvil mirando a un punto de fijación y el campo angular, por lo tanto, estará subtendido desde la pupila de entrada del ojo.

Solapamiento de las imágenes en el borde de la lente

En el caso de lentes negativas existe un aumento de campo visual que en principio no origina problemas de adaptación. En ocasiones cuando un paciente mira por la periferia de la lente puede tener un solapamiento de imágenes debido al aumento del campo, viendo la misma imagen en el extremo y fuera de la lente pero con distinta nitidez.

Síntomas:

Es un problema de adaptación poco molesto ya que apenas suele apreciarse por que el usuario suprime la imagen de peor calidad. En caso de manifestarse se verá doble imagen en el borde de la lente.

Soluciones:

- Mover la cabeza y no los ojos cuando se mira a un punto alejado en el campo visual. La mayor parte de las veces los usuarios de anteojos con este problema mueven la cabeza como tendencia natural.

- Lentes de contacto: Cuando se utilizan lentes de contacto el campo visual macular no varia con respecto al tamaño del campo visual macular sin corrección, debido a que la lente se mueve con el ojo.

Reducción del campo visual y aparición del escotoma:

Las lentes positivas producen una disminución del campo visual y se crea una zona ciega a la visión llamada escotoma anular. Los objetos se pueden ver dentro del campo visual macular o periférico, desaparecen cuando están dentro del escotoma y vuelven a aparecer de forma borrosa cuando se mira por fuera de la lente y están fuera del escotoma.

Síntomas:

La perdida de campo visual, así como la aparición de escotomas dan lugar a una mayor torpeza de movimientos. Debido al escotoma anular el usuario pierde la visibilidad de algunos objetos cuando están dentro de la zona ciega. A todo esto se une la sensación de movimiento de los objetos cuando mira en dirección de la periferia debido a los efectos prismáticos inducidos en el borde de la lente o a la distorsión. En la vida diaria estos problemas pueden ocasionar dificultades para subir o bajar escaleras, cruzar una carretera, o conducir.

Soluciones para aumentar el campo visual:

- Montura de mayor calibre: Para lentes de elevada potencia se aconsejan monturas de pequeño calibre para reducir espesor y peso, pero a menor distancia desde el centro óptico hasta el borde de la lente disminuye el campo visual. En caso de reducción importante del campo se debe prestar atención para que las monturas no sean demasiado pequeñas.

- Montura con menor distancia al vértice: Se aconsejan monturas que estén a una distancia lo menor posible siempre que no roce con pestañas o mejillas.

- Lentes de contacto: Cuando estas se utilizan, el campo visual macular no varia con respecto al tamaño del campo visual macular sin corrección, debido a que la lente acompaña el movimiento del ojo. Sin embargo hay que tener cuidado si se trata del campo periférico donde si se puede inducir una reducción del campo frente a una lente oftálmica convencional.

Soluciones para disminuir el tamaño del escotoma sin disminuir el tamaño del campo visual:

Monturas de aros fino, ya que el grosor de la montura se añade al escotoma aumentando la zona ciega de visión.

Lentes de menor espesor. Una lente de menor espesor aumenta menos el tamaño de la imagen en retina y por tanto también aumenta menos el tamaño del escotoma.

PROBLEMAS DE ADAPTACION POR DIFERENCIA DE TAMAÑO DE IMAGEN EN LA RETINA:

Las lentes oftálmicas varían el tamaño de la imagen en retina con respecto al tamaño de la imagen en retina sin la lente. Esto puede dar lugar a problemas de adaptación.

Tipos de problemas:

Aniseiconía:

Cuando existe una ametropía axial lo mas habitual es pensar que la imagen retiniana del ojo miope, sin corrección, es de mayor tamaño que para un emétrope y la del hipermétrope de menor tamaño. Cuando la ametropía es refractiva lo mas habitual es pensar que el tamaño de la imagen retiniana no varia. Sin embargo existen casos de isometropía, incluso en amétropes, con aniseiconía. Esto se debe a que existen múltiples variables combinadas entre si, como longitud axial, índice de refracción, curvatura, y distribución de los fotorreceptores retinianos donde se forma la imagen, que influye en el tamaño de la imagen percibida.

Síntomas:

Los síntomas pueden presentarse cuando la aniseiconía es mayor del 5%, ahora si no presenta problemas nunca se debe compensar.

El primer paso, cuando el usuario tiene síntomas astenópicos, es medir la aniseiconía subjetiva para averiguar el origen del problema

Soluciones:

Cuando el usuario presenta problemas de adaptación debido a una aniseiconía creada por las lentes, esta se puede compensar mediante un cambio de parámetros con lentes oftálmicas o mediante lentes de contacto.

Las lentes positivas se caracterizan por producir un aumento en el tamaño de la imagen retiniana, mientras que las lentes negativas la disminuyen.

Disminuir el “aumento del tamaño de imagen en retina” producido por una lente positiva:

- Disminuir la distancia al vértice: se debe seleccionar una montura con poca distancia al vértice.

- Disminuir el espesor: un mayor espesor de centro de una lente positiva puede influir notablemente en un aumento del tamaño de la imagen.

- Aumentar el índice de refracción: se debe aumentar el índice de refracción en lentes positivas. Ahora bien en caso de variar el índice de refracción es aconsejable cambiarlo en ambas lentes.

- Lentes de contacto: Tienen un espesor aproximado entre 0.03 mm y 0.18 mm haciendo despreciable el aumento debido a la forma. Esta característica sumada a la disminución de la distancia al vértice las hace la mejor opción.

- Para que una lente negativa disminuya menos el tamaño de imagen en retina producido, se debe aumentar el espesor o disminuir el índice de refracción.

El usuario se queja de mala visión:

La variación de tamaño de imagen en retina puede dar lugar a una mejor o peor agudeza visual, de forma que si dicho tamaño es menor la agudeza visual disminuirá y si el tamaño es mayor la agudeza visual mejorará.

Síntomas:

- Un hipermétrope logra con ayuda de corrección óptica un aumento del tamaño de imagen retiniana, esto puede ser un factor que ayude a mejorar la agudeza visual. El hipermétrope puede mejorar o empeorar su visión de lejos en forma significativa usando lentes de contacto con una corrección de +/- 0.25. Las lentes de contacto por otro lado disminuyen la demanda acomodativa del hipermétrope en visión de cerca.

- Un miope sufre una disminución del tamaño de imagen retiniana pudiendo reducir la agudeza visual, en cambio si utiliza una lente de contacto la disminución del tamaño es menor y por lo tanto la agudeza visual mejora. En cambio las lentes de contacto aumentan la demanda acomodativa del miope en visión de cerca.

Conclusión:

Todos los parámetros estudiados pueden implicar una falta de adaptación del usuario a sus anteojos. Conocer como influye cada parte de la montura y de la lente, así como su adaptación, es imprescindible para el óptico. No siempre se puede solucionar completamente el problema, pero si se conoce el origen del mismo es posible mejorarlo. Un cambio en la forma de la montura, alturas, centros, distancias de vértice, inclinación de los aros, pueden mejorar la adaptación del usuario a los anteojos.

 Optica de Precisión

 Adaptaciones Especiales

Antiparras para natación con corrección.
Mediante un novedoso sistema de tallado y calibrado de cristales se puede colocar la corrección que utiliza el paciente en sus antiparras de natación. También se puede colocar en ellas filtros de protección y para realce de contrastes en las más diversas condiciones de iluminación.




Sistema Levanta-Párpados

Entre las adaptaciones especiales que se realizan en nuestro laboratorio podemos destacar el uso de un anteojo adaptado con levanta-párpados (Foto 1). Este anteojo especial es recomendado en pacientes que presentan ptosis Bilateral, quienes en general no logran desplazarse sin ayuda. Para la confección de estos anteojos, es necesario contar con un armazón adecuado, el cual debe permitir un buen centrado.

El levanta párpados se coloca en el lado interno del borde supe-rior del armazón y queda oculto por el mismo, mientras que en el otro extremo sujeta el párpado del paciente tomándolo por debajo de las pestañas.

A fin de garantizar un correcto centrado, se utiliza una "reglilla" (Foto 2) especialmente diseñada para medir la distancia existente entre los párpados y el borde superior del armazón.

Como resultado, el paciente logra mantener ambos ojos abiertos, recuperando así su independencia para desplazarse y realizar sus actividades, sin descuidar su aspecto estético.



Figura Nº 1 - Apertura palpebral lograda con el uso de un armazón levanta párpados.


Haga Clic & Comparta